El pasado sábado el Consell Comarcal del Ma­resme (CCM) y el Departament d’Interior de la Generalitat impulsan una prueba piloto para implantar una bolsa de policías locales para acelerar la lentitud a la hora de sustituir los efectivos de seguridad a los municipios de la comarca que precisen cubrir plazas de agentes, como es el ejemplo de Mataró.

Recordemos que desde que el agente de policía es contratado hasta que puede realizar su labor en la ­calle pasan dos años. Según dijo el conseller de Interior, Miquel Buch, es una solución innovadora para so­lucionar las pre­jubilaciones de los policías locales a partir de los 59 años.

Por otro lado, la llegada del Conseller Miquel Buch, propició una manifestación de los Mossos de Esquadra que solicitaba al Conseller más efectivos y recursos para poder hacer su trabajo.

 

@Radio la voz cerdanyola 2017